Rompiendo paradigmas

La salud del cuerpo es el resultado de nuestros pensamientos, emociones, creencias, palabras y experiencias, es la suma del árbol genealógico y de nuestros ancestros, de todo lo que está guardado en el inconsciente que se expresa en nuestra biología. Biosanacion es un sistema integrado de salud que evalúa, estudia, determina y corrige el origen “La Etiología” de los padecimientos simples y crónico degenerativos de los seres humanos abarcando todos sus aspectos (físico, psicológico, emocional y espiritual) e integrándolos en la unidad inherente e intrínseca con la naturaleza y el universo .

Desde el punto de vista científico, la psiconeuroinmunología (PNI) se ha convertido en la última década del siglo XX en una disciplina emergente que está progresando significativamente en las ciencias de la salud y en el campo de las neurociencias; en ella se explica cómo los caminos neuronales enlazan el sistema inmune con el cerebro y cómo en el caso de disonancias mente- cuerpo, éste comienza a manifestar la enfermedad en el ámbito físico. La conexión entre las funciones mentales, el sistema nervioso y el sistema inmunológico tiene importantes implicaciones en el bienestar y la salud.


El estilo de vida, y fundamentalmente nuestros pensamientos y emociones pueden impactar el curso y progreso de una enfermedad y se constituye como el eje de nuestra capacidad de adaptación y aprendizaje en respuesta a las experiencias externas, esto determina la increíble adaptabilidad de la mente humana para elaborar estrategias fundamentales que nos permitan vivir sanos, así como la vulnerabilidad que las personas tienen hacia una enfermedad o frente a experiencias negativas o estresantes.

La PNI, como disciplina científica interdisciplinaria y con contribución de campos como las neurociencias, la inmunología, la genética, la biología molecular, la microbiología, la anatomía, la bioquímica, la microscopia electrónica, la endocrinología, la psicología, la psiquiatría y todas las especialidades médicas, ha planteado el desafío de tratar la mente y el cuerpo como una unidad, de tal modo que la falta de equilibrio entre la mente y el cuerpo afecta el funcionamiento de la mente sobre el cuerpo o viceversa. Además ha permitido el conocimiento de la compleja interacción y comunicación entre el cerebro (mente/conducta) y los sistemas nervioso (SNC), endocrino (SE) e inmunológico (SI).


Estos tres sistemas no son aislados sino que forman un sistema neuro-inmuno-endocrino cuya función es mantener la homeostasis o equilibrio de nuestro cuerpo regulando la capacidad adaptativa, defensiva y de supervivencia de la persona en relación consigo mismo y con el ambiente. De hecho, los sistemas neuroendocrino e inmune juegan un importante papel en nuestra adaptación al medio. Así cualquier factor estresante que amenaza al estado de homeostasis, es contrarrestado por una respuesta adaptativa (Chrousos y Elenkov, 2001).

La PNI sostiene la hipótesis de que el sistema inmunológico puede ser controlado por la mente (paz mental /stress) y puede alterar así el proceso o disposición a la enfermedad. También se basa en que la aparición y el curso de una enfermedad depende de la agresividad del agente patógeno y que el grado de vulnerabilidad del organismo varía de un organismo a otro tanto a nivel físico como psíquico. Los componentes de la PNI son los neurotransmisores, las hormonas y las citoquinas o citocinas (proteínas solubles sintetizadas y segregadas por células inmunes que son fundamentales para la regulación normal de la inmunidad de la persona) que actúan como células transmisoras que llevan como señalábamos anteriormente la información usando un lenguaje bioquímico mediante sustancias producidas por los propios sistemas nervioso, endocrino e inmune, las emociones y los estados mentales (paz mental /stress) cambian la química de nuestro cuerpo. Referencia de estudios científicos realizados sobre la relación entre el sistema nervioso central, el sistema inmunológico y el sistema endocrino (Raison y Miller, 2001; Trautman y Vivier, 2001; McEwen, 2002; Vedhara e Irwin, 2005; Ader, 2007 ,Besedovsky y Rey, 2007, entre otros).

Todas las moléculas poseen un aspecto vibracional y otro de partícula o fisiologico. Evidentemente actúan en los dos planos. En el plano fisiológico, las moléculas de las emociones se desplazan por el cuerpo y encajan en los receptores de las células tal y como una llave encajaria en su cerradura.

Cuando esto ocurre, producen un cambio en la célula. Lo magnifico y sorprendente es que estas moléculas de las emociones afectan a todas las células del cuerpo. Antiguamente, a los cientificos no les gustaba hablar de las emociones. Las consideraban algo superflúo y sin demasiada importancia, que había que reprimir. Luego surgió la idea de que todo estaba en el cerebro. Aún hay muchos neurólogos que hablan de las amígdalas cerebrales, el hipotálamo y el sistema límbico como la única base de las emociones. Sin embargo, posteriormente empezamos a encontrar esas moléculas, como las endorfinas y sus receptores correspondientes, por todas partes: en las células inmunes, que se desplazan por todo el organismo, en las células adiposas, a lo largo de la médula espinal , etcetera. Se ha constatado que esas moléculas y “las válvulas del corazón, los esfinteres del aparato digestivo, la propia digestión, todo está regido por las moléculas de la emoción, que tienen una acción física”.Células con receptores para las mismas se encuentran efectivamente en las partes del cerebro relacionadas con las emociones, pero también en la totalidad de las células del organismo. Así pues, existe una especie de sistema de comunicación a través del cual todo el cuerpo responde a una emoción concreta. Mientras que antes creíamos que las emociones solo nos afectaban psicológicamente, ahora resulta que nos afectan físicamente .

La mente y el cuerpo no están separadas, entendiendo la mente como “Proceso que regula el flujo de energía e información”. Los pensamientos son ondas de energía e información que utilizan al cerebro como vehículo para llegar a nosotros. Los aparatos electrónicos que utilizamos hoy, como la radio, la televisión, los teléfonos móviles, las computadoras y demás, funcionan como un cerebro que recoge la información que llega a través de unas ondas y las transforma en un mensaje de voz o de otras formas, para que podamos entenderla. De ahí la importancia que ese vehículo (el cerebro) pueda funcionar adecuadamente para que no distorsione lo que recibe. La emoción puede ser definida como la reacción del cuerpo a un pensamiento. Cuando pensamos algo, nuestro cuerpo físico se modifica al mismo tiempo, ahí la importancia de aprender a ser conscientes de los pensamientos para darnos cuenta de nuestras emociones o reacciones.

Finalmente toda enfermedad física tiene como origen los desequilibrios en los niveles del pH (acidoalcalino) por la presencia de microorganismos patógenos (hongos, virus, bacterias y parásitos) provocando infecciones, ya sea micro; es decir subclínica, o macro infecciones a nivel manifiesto.
A partir de esto, los campos irregulares pueden modificarse por medio de imanes para restablecer el equilibrio tanto Biomagnético (frecuencias celulares) como bioquímico (PH, neurotransmisores, neuroreguladores, hormonas y enzimas).

Basado en todo lo expuesto anteriormente, el que vivamos sanos o desequilibrados tendrá que ver con la capacidad que tengamos para mantener una coherencia entre nuestras creencias, lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos. Resolver nuestra mente; dejar de vivir en el pasado (depresión) o en el futuro (ansiedad) nos conecta con nuestro presente, nos hacemos conscientes, al serenar la mente cambia la emoción, el bien-estar y bien sentir se hacen presentes, al liberar las emociones tóxicas, las rabias, los rencores, la ira, cambia el sentir y aflora la armonia; armonía con nosotros mismos y con lo que nos rodea, con nuestra vida, aceptar nuestra realidad sin juzgar, sin drama, sin ser víctima o victimario, vivir en la sabiduría y la conciencia de nuestro cuerpo es vivir en la responsabilidad, ser responsables es crearnos una vida sin sufrimiento, sin enfermedad .


#Naturalesmejor

Resolver el origen de las enfermedades y alcanzar la curación libera a los pacientes de una vida de dependencias de drogas químicas que a largo plazo son la causa del deterioro continuo y progresivo de todos los sistemas físicos, alteraciones psíquicas, depresiones, etc. Nuestra labor está basada en una síntesis de disciplinas terapéuticas incluyendo el Biomagnetismo Medico, La Biodescodificacion, Mindfulness, Hoponopono, La Terapia Integral Cósmica para el Alma, entre otras.

La Biosanacion se complementa con cualquier sistema médico tradicional, alopático, homeopático, naturista y lo que pretende es dar una respuesta o solución a la mayoría de las enfermedades que hasta ahora son clasificadas de incurables, crónico degenerativas o de origen desconocido.

El proyecto Biosanacion; es una organización dedicada a las terapias integrativas, capacitada para resolver enfermedades complejas que aquejan a nuestra sociedad, ofreciendo un servicio completamente basado en los conocimientos y experiencia profesionales uniendo ciencia y consciencia para curar desde el origen, fundado en 2010 por Robert Manrique: Director y terapeuta, realizó sus estudios en el Colegio de Biomagnetismo de Ecuador con el Doctor Isaac Goiz Duran, nivel 1 y nivel 2, inscrito en el colegio Mexicano de Biomagnetismo Médico (CMBM) con mas de 7 años de experiencia en varios paises, Venezuela, Costa Rica, Colombia, estudia y practica la Tradición Nativa Americana con el Abuelo Aurelio Diaz Tekpankalli en México, dirige ceremonias de Temazcal, buscador de vision y danzante de sol, Terapeuta de Sanacion Integral Cósmica para el Alma, Terapia de sanación y asensión del alma, medicina holística, médico del alma, actualmente estudiante de biodescodificacion.

“Decir que una enfermedad es incurable es limitarnos a no conocer su origen, cuando se resuelve el origen la enfermedad se cura” . Robert A. Manrique A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *